Publicidad

Las aceleradoras de fintech bancario están destinadas a desaparecer

top-Fintech-accelerators-Europe-1440x564_c

En estos días la mayoría de los bancos parecen tener un laboratorio de innovación, acelerador o un fondo de inversión para estimular la experimentación tecnológica. Pero éstos proyectos son impulsados ​​por una esperanza incierta, el miedo -a quedarse atrás- o un efecto de grupo. Es decir, si sus competidores bancarios comienzan a promover la innovación, ellos lo hacen también.

Los bancos tradicionales que luchan contra la disrupción digital admiten abiertamente que están dispuestos a probar casi cualquier cosa para ayudarles a ganar y retener clientes. Han oído las historias de éxito de aceleradoras, tanto aquellos que se inician por los operadores tradicionales o por el lanzamiento de manera independiente, como AirBnB, Dropbox; ambos éxitos del grupo independiente Y Combinator.

Pero para justificar el coste de financiar nuevos inicios, las incubadoras no pueden limitarse al alojar un número insignificante de nuevas empresas de alta tecnología, en particular debido a que muchas nuevas empresas fracasan en sus comienzos. El éxito de un acelerador independiente como Y Combinator es, en parte, porque ha financiado más de 500 nuevas empresas desde el año 2005. En comparación, los laboratorios de innovación de algunos de los mayores bancos no han contemplado más de un puñado de nuevas empresas en un momento dado.

El coste de ejecutar una startup es difícil de justificar para la mayoría de los bancos

La energía y el gasto necesario para ejecutar una startup a gran escala son difíciles de justificar para la mayoría de los bancos, especialmente si los resultados son inciertos. Esta lucha hará en última instancia, que los bancos abandonen sus laboratorios y reemplazarlos con enfoques más sostenibles para nutrir la innovación.

Antes que eso, los banqueros experimentados deben aprender más sobre el proceso inicial. Nuevas empresas tienen recursos limitados, y trabajar con ellas revelará cualquier falta de concentración o disciplina. Los bancos pueden utilizar esta oportunidad para identificar y abordar los obstáculos a la innovación, tales como la falta de prioridades claras y entornos de prueba pobres.

Los aceleradores son programas a corto plazo, que por lo general ya no se ejecutan de tres meses y proporcionan nuevas empresas con fondos y otros recursos para desarrollar sus productos y salir al mercado. Para los bancos, el impulso para poner en marcha un acelerador está ligado a las propias ambiciones de la institución financiera. Los banqueros quieren acceder a las tecnologías de vanguardia e innovar rápidamente. Muchos también están esperando para inyectar nueva energía en las culturas corporativas cansadas ​​o complacientes.

La agilidad, la creatividad y la falta de restricciones entre los arranques son un soplo de aire fresco para los ejecutivos bancarios recelosos de reuniones, comités y la burocracia. Incluso si los beneficios directos del lanzamiento de un laboratorio son decepcionantes, todavía hay efectos secundarios de entrada. La publicidad que acompaña a cada nueva puesta en marcha del acelerador posiciona al banco como un innovador. La reputación digital es importante para atraer y retener a los clientes.

Sin embargo, la incubación de empresas es notoriamente difícil y engullen recursos. Los buenos requieren mucho trabajo por adelantado para tamizar a través de aplicaciones y seleccionar las startups más prometedoras para promoverlas. Algunas aceleradoras pueden aceptar sólo el 1% y el 2% de todos los solicitantes. Las empresas fracasan por falta de demanda de sus productos o porque su tecnología no funciona.

Pocos banqueros se reúnen regularmente con los líderes de startups, por lo que los bancos suelen contratar personal adicional para conectarlos a los empresarios. Sin embargo, el ser selectivo no garantiza el éxito.

Alrededor de la mitad de todas las nuevas empresas fracasan. En la mayoría de los casos, es debido a una falta de demanda de sus productos. En el caso de la tecnología financiera, puede ser que la tecnología no funcione, o no es lo suficientemente madura para enfrentarse a un desarrollo materialmente accesible.

La competencia para albergar nuevos innovadores ha crecido exponencialmente

Se trata de proporcionar una gran cantidad de recursos para alimentar a estos pequeños negocios, incluyendo: el espacio, la financiación inicial, la formación empresarial y tutoría permanente. Si la puesta en marcha planea probar sus soluciones dentro del banco, los empleados tendrán que aprender acerca de la regulación, cumplimiento de normas y estándares de TI. A cambio de estos servicios, los bancos podrían conservar entre el 1% y el 15% del capital de una startup. Pero tal demanda podría obligar a los bancos a perder algunas de los startups más prometedoras. Los empresarios tienen tantas opciones de aceleración que la competencia para albergar nuevos innovadores ha crecido de manera exponencial. Para un aspecto más atractivo, algunas empresas como MasterCard o UBS están ofreciendo de acciones de capital.

Si usted puede ahorrar un millón de dólares al año para apoyar un laboratorio innovador, y están dispuestos a aceptar los riesgos y sus resultados inciertos, no hay nada que impida aceptarlo. Sin embargo, muchos ejecutivos financieros tendrán dificultades para justificar esta inversión a largo plazo, y ésta sería una razón por la que los aceleradores corporativos desaparecerían en silencio dentro de unos años.

Los bancos que adoptan un enfoque a largo plazo para el desarrollo tendrán el mejor resultado. Se asociarán con los arranques más sólidos para dirigirse a nuevos segmentos de clientes, o para utilizar la tecnología más actual para ofrecer servicios personalizados y más integrales a sus clientes.

Oliwia Berdak es analista senior en Forrester Research.

http://www.americanbanker.com/bankthink/bank-fintech-accelerators-are-destined-to-die-1079063-1.html

Publicidad