Publicidad

Mi visión del banco

rosetta.jpg

¿Hablan las entidades financieras en un lenguaje que el cliente entienda?. El lenguaje del ambito financiero ofrece en muchos casos una barrera complicada de saltar para muchos clientes. La sofisticación de las finanzas y en especial de los mercados financieros, ha creado un tipo de lenguaje que es muy complicado de descifrar para los usuariso de banca. Un lenguaje con el que la entidad mantiene toda su conversación con el cliente y que ocasiona que el cliente no entienda, en muchos casos, el producto que esta contratando.

Esta es una deficienca que las autoridades públicas tratan de ir mejorando y que a pequeños pasos va permitiendo al cliente ir entendiendo mejor las condiciones de los productos que contrata. Terminos como el TAE se han pensado para poder ofrecer al cliente formas para poder comparar unos productos con otros. La implantación de MIFID obliga incluso a tener en cuenta la experiencia y conocimientos de los productos del cliente a la hora de poder contratar productos con cierto nivel de riesgo. Una medidad que tratar de conseguir que el cliente sea consciente del riesgo que asume en ciertos productos financieros.

Pero lo cierto es que no nos queda otra opción que tratar de entender ese lenguaje bancario que tan correctamente define la problematica financiera para llevar a cabo cualquier conversacion financiera con nuestra entidad. Sin embargo, con la llegada del protagonismo del usuario en Internet, las cosas estan cambiando. Las herramientas de finanzas personales permiten al usuario poder gestionar su economía de una forma muy detallada y personalizada para sus necesidades en el lenguaje financiero que el utiliza.

En nuestras finanzas personales nosotros hablamos en terminos de gastos, inversion, ahorrar para gastos futuros, prestamos. Mientras que nuestra entidad bancaria nos habla de cuentas corrientes, depositos a plazo fijo, fondos estructurados, warrants, derivados, tipo nominal, comisiones de apertura, diferencial, etc…. Lo cierto es que esa terminología es necesaria para entender bien todos los condicionantes de los productos que ofrece una entidad, pero tambien es cierto que el banco hace poco esfuerzo en simplificarnos la vida.

¿Se imaginan que en lugar de pedir un traspaso entre mi cuenta XXXX 5990 a mi cuenta XXXX 4789 de 100 euros mensual, pudiera decir que me gustaría fijarme cada mes un ahorro de 100 euros para los gastos de mis vacaciones?.

cuentas.jpg

Pues hay bancos que han entendido que quizás eso pueda ayudar al cliente. En el Frost Bank una persona puede marcarse objetivos de ahorro que al final se traducen en diferentes cuentas de ahorro, ofreciendo al cliente una visión de sus productos financieros mas cercana a la gestión de sus finanzas personales. Una visión que permite ver objetivos de ahorro en lugar de cuentas corrientes.  Quizás comience el desarrollo de otro tipos de productos, mas orientados al cliente. Solo el detalle de poder dar un nombre a tus cuentas es tremendamente util. Para mi, que por diferentes motivos tengo bastantes cuentas, me permitiría ir al Banco y no tener que estar siempre consultando cual es la cuenta corriente que quiero utilizar.

Algunos bancos estan entendiendo que llevar las finanzas personales a banca tradicional puede ofrecer una forma de ver el banco mas cercana a nuestras necesidades.

Via: Netbanker

Publicidad